Simulacro de rescate en Teleférico Santiago

Simulacro de rescate en Teleférico Santiago

El Teleférico es estadísticamente el medio de transporte más seguro del mundo, supera a los autos, aviones y transporte naval. Estas estadísticas están vigentes ya que los protocolos de mantenimiento son rigurosos y se ajustan a novedosas normas de seguridad.

Cada tres meses, integrantes del Grupo de Reconocimiento e Intervención en Medios Peligrosos (GRIMP), pertenecientes al Cuerpo de Bomberos de Santiago, realiza simulacros de rescate como medida preventiva y reglamentaria según las normas UNE-EN 1909, para mantener la seguridad y seguir brindando en Teleférico Santiago un servicio óptimo a los visitantes.

Simulacro de rescate

El simulacro consiste en auxiliar a “visitantes” interpretados por voluntarios. Ellos representan en un escenario ficticio haberse quedado atrapados en las cabinas tras una detención del Teleférico. Ante esta escena, el Cuerpo de Bomberos utiliza varios equipos de rescate para los pasajeros.

Cabe destacar que las medidas y elementos de rescate se evalúan y realizan bajo un meticuloso protocolo de seguridad para estados de emergencia. Es aquí donde se toma en cuenta el perfil de la línea, la altura máxima, la cantidad de cabinas y la cantidad exacta de personas que se encuentran en ellas.

Asimismo, dado a la importancia de la comunicación en cualquier protocolo de emergencia, Teleférico dispone todo un sistema de comunicaciones que permite mantener informados tanto al personal operador, como al Cuerpo de Bomberos y Carabineros de Chile.

A medida que se desarrolla el simulacro de rescate, en las cabinas, los visitantes (voluntarios para la práctica) son evacuados. Siguiendo el protocolo, Teleférico destina recursos para la movilización de las personas auxiliadas hasta el puesto de control. En ese lugar se les realiza un chequeo médico por parte del personal de salud.

Teleférico Santiago

El Teleférico Santiago está ubicado en el Parque Metropolitano, es un transporte ecológico y autónomo, posee paneles solares en cada una de sus cabinas además de intercomunicadores para que los pasajeros puedan contactarse con operadores en casos de emergencia.

Debido a sus novedosos sistemas, este atractivo ícono de Santiago, tiene probabilidades cercanas a cero de quedarse bloqueado mientras está en operación.

No se detiene ante sismos y en caso de que ocurra un corte de energía eléctrica, cuenta con un sistema alterno de recuperación integrado por un grupo electrógeno y un motor auxiliar el cual se activa a los 5 minutos para que los visitantes lleguen a la próxima estación.

Estos simulacros de rescate son destinados a verificar planes ante emergencias y bajo el lema “la seguridad no es negociable”, lo que da constancia que Teleférico Santiago cuenta con personal capacitado, el equipo requerido y adecuadas medidas de seguridad para brindar a todos sus visitantes comodidad y confianza para que disfruten desde las alturas.